Carlos Cachón

Telegrama, no tuit Que el cambio de hora siempre se produzca en días no laborables demuestra hasta qué punto vivimos en una sociedad que desprecia el ocio frente a las tareas productivas, donde no hay ningún problema en comprimir el tiempo libre, mientras que resulta sacrílega cualquier alteración de una actividad remunerada. Carlos Cachón